8 Take Me Down To The Paradise City Where The Grass Is Green And The Girls Are Pretty 8

viernes, septiembre 09, 2005

Una de Cine: Sin City

Situación: Vampires de John Carpenter. A los diez minutos de película se ve a un vampiro rajar a un personaje cortandole en diagonal desde la tripa hasta el hombro derecho. El personaje le mira como quien no se cree lo que está pasando y acto seguido, la parte superior del cuerpo resbala sobre el corte diagonal.

¿Que esto a que viene? Pues porque Hellraiser y cosas similares aparte, esa escena ha sido la cosa más bestia que he visto nunca......

.... hasta ayer.

Vayamos por partes. Robert Rodriguez, como su compañero de fechorías Tarantino, tiene la rara habilidad de contar historias hiperviolentas de tal manera que la acción parece un comic. Pero en este caso, el comic YA existía. Y lo que ha hecho ha sido darle la vuelta a la jugada: La violencia es hiperrealista en situaciones totalmente subrrealistas. Y es que lo que pudo ser El Halcón Máltes al cine negro, eso es el Sin City de Frank Miller al comic. Puro cine negro. Y el caso es que yo iba con reservas tras ver -y pagar- el último atentado al buen gusto que Rodriguez perpetró con Once Upon a Time in Mexico. Pero lo bueno que ha hecho el mejicano es seguir fielmente -plano a plano incluso- el storyboard que Frank Miller tenía dibujado.

Comic negro he dicho. Bueno, en blanco y negro, mejor dicho. El color solo aparece en contadas ocasiones y siempre como resultado de alguna situación ajena a la historia que se está mostrando. Las tres historias (y cuarto, diría yo) que se cuentan tienen como marco una ciudad imaginaria llamada Basin City, cuyo cartel al comienzo de la ciudad tiene las letras Ba tiroteadas. Una urbe diferente (¿o quizás no tanto?) a cualquier urbe de los Estados Unidos. Las prostitutas controlan el Barrio Viejo, los policias son corruptos y quien no lo es se ve envuelto en una espiral de mentiras, el poder lo tienen las autoridades religiosas (Irreconocible Rugter Hauer), asesinos, camareras, bailarinas, mercenarios, ... El sitio ideal para perderse, vamos.

Y violenta. Una ciudad violenta, una pelicula violenta y unas situaciones muy extremas. Pero es que violentas son las pelis de Steven Seagal. No es eso. Esto es diferente. Sin City es bruta. Bestia. Basta. Muy burra. Explícita. No apta para estomagos débiles. Conociendo un poco a Frank Miller ya se va sobreaviso, y conociendo el gusto de Rodriguez por las ensaladas de tiros, pues tambien. Pero es que hay un par de escenas en las que no se puede reprimir un estremecimiento. Y un escalofrio. Y pensar: "J-O-D-E-R que sobrada..."

Y el reparto. Como protagonistas de las tres historias: Un recuperado Mickey Rourke haciendo del último tipo duro y disfrutando de poder representarlo. Clive Owen mostrando el lado oscuro de un asesino con una operación de cirugía estética que tiene más de un problema con el ex-novio de su nueva novia. Y Bruce Willis haciendo de poli honrado aguantando 30 segundos sin tocar a Jessica Alba en plan mimosón (yo no podría. Papel o no de por medio). Y multitud de actores conocidos en papeles secunadarios: Josh Harnett, Michael Duncan Clarke, el nombrado Rugter Hauer, Elijah Wood (Acojona de verdad ver a Frodo haciendo de ninja con gafas), Benicio del Toro, Carla Gugino...

Y el desarrollo de las típicas historias de Tarantino. Los protas de una historia se intercalan en otra historia como secundarios y los personajes secundarios aparecen en más de una historia. Y al contrario que en las pelis de Tarantino, el desarrollo es bastante lineal. No existen muchos flashbacks y es una cosa que se agradece, porque el guión ya es lioso de por si.

Pero sigue siendo una sobrada.

La frase: Bruce Willis (Narrando): Cuando se trata de razonar con chiquillas asustadas de 19 años soy tan preciso como un afectado de Parkinson operando de neurocirugia con una llave inglesa.

P.D.: Suena Roll with It de Oasis