8 Take Me Down To The Paradise City Where The Grass Is Green And The Girls Are Pretty 8

viernes, octubre 14, 2005

De Guatemala a Guatepeor

Resulta que todavía no ha dado Operación Triunfo su último coletazo cuando ya anuncian el estreno de Gran Hermano para la semana que viene. No soy muy de televisión, pero en mi casa siempre está puesta. Por algún motivo u otro. Y resulta que debo vivir en una casa media española, porque OT -esta edición- se ha visto como por un tubo.

Y es que son estos programas los que me repatean. Bueno, no estos programas en sí, sino toda la basura espacial que acumulan en sus órbitas. Telecinco está en su derecho de hacer que toda la programación de su parrilla hable de un mismo programa (también lo ha hecho con la Formula Uno, aqui me podeís dar) pero es que a mi siempre lo mismo me aburre.

¿Porqué? Fácil. Seguro que todos podemos decir el nombre de cinco concursantes del primer GH y otros cinco de la primera OT. Eran novedosos, rompedores. Algo nunca visto.

Pero es que cinco años despues ¿que de nuevo aportan estos programas? Voces nuevas en el panorama de la canción, dirá alguno por OT. ¿En el panorama de la canción? ¿En el NEGRO panorama de la canción española? ¿Donde si no imitas a Chayanne o Ricky Martin o no sacas el pelotazo del verano no eres nadie y te mueres de hambre? ¿El saturado panorama español donde hay pocos y queremos meter a 16 personas más cada 9 meses? ¿Donde si no sacas un buen trabajo la gente se olvida de ti? ¿Donde resulta mucho más fácil echar la culpa a la piratería que al abuso y saturación de niños pijos bustamantecaos bisbalines y chicas monas que saben dar cuatro notas?

En plato aparte tenemos aquello que se denominó "la convivencia en directo". Reconozco que el primer año me lo pasé en grande. Lo veía. Sí. Lo admito. Pero es que ahora no tiene aquella inocencia, aquel "voy a ver que pasa" de los concursantes. Ahora el cotarro está teledirigido. Los borregos van al concurso programados sin que ellos los sepan. Los redactores del programa y los encargados de selección buscan el conflicto entre los participantes. Y de toda aquella convivencia extraña y bien avenida ante las cámaras que hubo en la primera edición (aún con sus broncas, que las hubo y bien gordas, pero naturales y sin mayor complicación) se ha pasado al baño de sangre, a la casquería en todos los programas de la parrilla, al griterío y al infantil recurso del "yo puta pero tú más".

Aparte del hecho de que varios de los ganadores se vanaglorian del hecho de ser el mejor entre 12 personas. Yo -despues de unas bofetadas- les explicaría que no es que sean los mejores, es que un grupo de gente que no tiene otra cosa mejor que hacer más que gastarse el dinero para demostrar que esa persona es la menos mala del rebaño que tienen ahí metido. Nada más y nada menos.

Claro que todo esto me lleva a la conclusión final (y lo digo antes de que empiece....) ¿qué produce GH? Con OT, pues bueno, el resultado es tangible. Un producto de consumo tipo comida basura, rápido de producir, rápido de desarrollar, rápido de consumir y rápido de olvidar. Que deja unos réditos muy importantes al productor del tinglado. Pero yo me pregunto qué hay en la mente de un productor para volver a empezar el jaleo del sexto (si, si... sexto) GH. Él no perderá dinero, seguro ... pero ¿Que gana la sociedad? ¿Más tertulianos bordes, maleducados y engreídos?

P.D.: Oighs que a gusto me he quedao, en serio... es que he visto el anuncio de GH y me ha empezado a subir algo por dentro que....