8 Take Me Down To The Paradise City Where The Grass Is Green And The Girls Are Pretty 8

domingo, octubre 09, 2005

F1 2005: Japón, Suzuka

Carrerón el disputado esta madrugada española en las pistas del circuito de Suzuka. Desde Imola -por lo menos- no había una carrera tan disputada y emocionante en lo relativo a posiciones. La calificación con lluvia no ayudó a que las posiciones fuesen las acostumbradas y la pole de Ralf Schumacher, a la par que inesperada y totalmente fictica, proporciona una idea del desbarajuste clasificatorio que se ha dado en la sesión de entrenamientos.

Pero todo lo relacionado con la carrera hay que agradecerselo en un principio a tres personajes: Jacques Villenueve, Takuma Sato y Michael Schumacher. Los habituales lectores de las crónicas de F1 que hago saben que al canadiense le tengo cruzado desde hace bastante tiempo y hoy ha dado una muestra más de que sobra en la parrilla actual. Juancho Montoya se ha salido en la última curva de la primera vuelta porque el bueno de Jacques ha alargado la trazada cruzandose ante el colombiano que se ha ido contra el muro. Resultado: coche de seguridad en pista durante cinco vueltas y agrupamiento de coches que ha influido bastante en el devenir de la carrera. Takuma Sato, en su habitual papel de "aparta que voy" ha salido recto en la primera curva, se ha llevado un susto de impresión con Barrichello y cuando rodaba de los úlltimos (donde incordia menos) ha tenido la osadía de embestir a Jarno Trulli y sacar al italiano de la chicane de entrada a meta.

Pero si la carrera ha sido como ha sido (en el plano positivo) no hay palabras suficientes para agradecerselo a Michael Schumacher. Simplemente por que el hexacampeón ha demostrado que el que tuvo retuvo y ha dado un recital de como defender una posición ante dos coches más rápidos. Hasta que un golpe de superdotado de Alonso (enorme por el exterior) y una frenada brutal de Raikonnen han devuelto al alemán a la posición que nos tiene acostumbrado esta temporada. Pero hoy ha sido espectacular. Danke, Herr Schumacher.

Y por lo demás, Fisichella sigue con la torrija. Hoy menos porque ha acabado segundo, pero ese último adelantamiento en la última vuelta ante Raikonnen estando Montoya fuera de carrera... estos cuatro puntos (los dos a beneficio de Fisico y los dos que no hubiese ganado Kimi) pueden decidir el mundial de constructores. Que si, que Briatore (capo de Renault) dirá lo que quiera, pero el campeonato que deja la pasta, es el de marcas. El de pilotos da el prestigio.

Próxima carrera en el circuito de Shangai, China. Y prepararse, que si ha llovido en Japón... China está en temporada de monzones....

EL BUENO: MICHAEL SCHUMACHER: Que ha defendido su posición con uñas y dientes dando una lección de pilotaje. Hasta que una proeza automovilística de Alonso y una brutal apurada de frenada de Raikkonen han colocado al alemán en una posición más acorde a lo que ha sido la temporada de Ferrari en sí. Pero no hay que quitar ningún mérito a la actuación de Schumi.

EL FEO: FUJI TV: Enorme seguimiento televisivo a la primera vuelta de Takuma Sato (héroe local) en la posición decimonovena. Para ir al baño y no echar gota. Los planos cambiaban según iba avanzando el coche y solo se veía al BAR del japonés. Luego decimos del chovinismo francés, pero es que esto ha sido de tracatraca-traca-tra.

EL MALO: TAKUMA SATO: Solo le ha faltado dar la vuelta de campana en medio de la recta principal. Y reventar el motor. Por lo demás, ha hecho de todo. Y todo malo: Salida de pista, rotura de morro, embestir a Trulli y encima acabar. Otro que sobra desde hace bastante tiempo en la F1. (como Villenueve)

EL DANDY: KIMI RAIKKONEN: Empezar último y acabar primero. Me queda la duda de que hubiese pasado si Alonso no hubiese salido con Massa delante tras su segundo repostaje... pero bueno, hay que reconocer el carrerón que se ha marcado Kimi

PREGUNTA RÉTORICA: ¿Para cuando una realización global de los grandes premios? Es decir, que haya una cadena que ponga los medios y el resto de infraestructura, pero que el director sea uno en todos lados para evitar momentos estelares dedicados al piloto local cuando no está haciendo nada. (ver arriba)