8 Take Me Down To The Paradise City Where The Grass Is Green And The Girls Are Pretty 8

miércoles, abril 26, 2006

Dulces Despertares

Llego esta mañana al tren, arramplo un par de períodicos de estos gratuitos y me desperezo. No tengo prisa. El viaje en tren hasta Portu no es precisamente de lo más emocionante. Todavía con un par de legañas abro el Nervión y empiezo a pasar hojas, deteniendome en lo que más me llama la atención. Noticias locales, nacionales, internacional...

PLAF! Bofetada en plena cara. Deportes. Espabilado por un titular. Lo miro, lo remiro intentando encontrar algún significado oculto, alguna particula de negación que cambie el sentido de lo que he leido, una posible interpretación que no sea la que a primera vista he entendido. Y no.

"Javi Salgado propuesto como Jugador Revelación de la ACB"

Y claro, uno se pregunta qué criterio se sigue para hacer esta selección. Vamos a partir de la base de que un jugador de ACB es bueno y tiene calidad para estar ahí. Vale, eso se lo doy. Pero de ahí a decir que Javi Salgado es un posible Jugador Revelación de la ACB va un mundo. Un jugador revelación no puede militar en un conjunto que coquetea con el descenso, por muy cerca que se estuviese de clasificar para la copa del Rey. Un jugador revelación es aquel que no va a ser MVP ni va a ganar ningún otro premio mayor, que sea lo suficientemente determinante para levantar un partido o varios por si solo y que se le quiera reconocer.

Bueno, pues Javi Salgado no lo es. Lo más cerca que ha andado de tener un reconocimiento fue aquella tarde mágica en el BEC contra el TAU en la que entre él y Scott apabullaron al TAU. Y ojo que el MVP fue para Scott. Él se llevo el de Mejor Jugador Nacional. Pero es que solo es un jugador bueno en eso: De tardes gloriosas. El resto de partidos NO. ¿Qué es lo que pasa? Que maquilla muy bien sus números en los minutos de la basura de los encuentros, cuando vas perdiendo de 10 y la defensa rival te concede tiros que a falta de 3 minutos y con dos puntos abajo serían impensables... y así te sale una media de 19 puntos en los últimos cuatro partidos.

¡Cielos! ¡¡Puntos!! La otra palabra mágica. Javi Salgado es un base. Si. Pero chupón como él solo. Y lento. Muy lento. La jugada comienza a falta de 8 segundos. Visto por estos ojitos. Cronometrado por un servidor. Si sale bien a la primera, la jugada ha sido buena. Pero si el equipo que defiende está atento, el tiro siempre se lo juega el mismo. Salgado. Si entra, bien. De ahí los 20 puntos por partido. Si no entra, de ahí las derrotas. Hagan balance de qué circunstancia se da más frecuentemente.

Insisto sobre lo de chupón. Que el base tire a canasta solo se debe dar en tres circunstancias: Penetración fácil y bandejita, tiro de tres cómodo en posiciones de exterior (escolta o alero) o que se agota el tiempo. Pero que sea él por defecto quien se la juegue no es de recibo.

En el baloncesto actual existe un movimiento denominado bloqueo y continuación. El pivot (el hombre grande) sale hasta el poste alto (la zona entre la linea de tiros libres y el triple) y bloquea (hace pantalla) al defensor del base. Este, liberado por unos instantes de la presión de su marcador puede intentar un pase comprometido o tirar. Eso es la mecánica del bloqueo. Pero hete aquí que si el pivot retrocede a su posición anterior en el momento del bloqueo, puede que se quede solo al desajustarse la defensa al estar pendientes del balón los marcadores de nuestro base y del pivot. Si el base se da cuenta de ello, puede meter el balón a nuestro hombre alto -la continuación- que va hacia canasta totalmente libre de marca, con oportunidad para tirar o si otro defensor viene en ayuda, pasar el balón al compañero que ha quedado solo.

Bueno, pues este movimiento -simple en teoría, de acuerdo- en el Bilbao Basket no existe. El otro día veía hacerlo a Prigioni y a Scola, del Tau y solo podía morirme de envidia. Independientemente de lo buenos que sean, la conexión argentina del Tau funciona. Y muchas veces a lo largo de un partido. Y eso es por tener un base que piensa en asistir. Y no en anotar.

(Ya acabo) Las comparaciones son odiosas, pero ahora mismo no creo que haya mejor base en la liga española que Pablo Prigioni. Y las estadísticas son claras: 8,9 puntos del argentino por partido por 9,9 del bilbaíno. Claro que baskonista tiene 6,9 asistencias por partido (eso son 14 puntos, en total 23 puntos por partido) y Salgado 3,6 (para dar un total de 17 puntos).

¿Con quién te quedarías?

P.D.: Ala, pa que veaís que no solo de F1 vive el hombre. ¿Verdad, Veli?

P.D.: De la votación que nos ocupa, espero que gane Carlos Suarez del Adecco Estudiantes. Un alero como dios manda. Y con proyección. Si. La misma que la de nuestro querido base del Lagun Aro Bilbao Basket.