8 Take Me Down To The Paradise City Where The Grass Is Green And The Girls Are Pretty 8

jueves, mayo 04, 2006

Las Migajas del Pastel

Barrapunteando esta mañana he encontrado que el premio Principe de Asturias a la Cooperación Internacional se da a la fundación (solo pienso escribirlo UNA vez) Bill & Melinda Gates. Ese es el hecho.

Sé a que a mucha gente el año pasado no le hizo demasiada gracia que el mismo galardón en la categoría de deportes se otorgase a Fernando Alonso. Que si muy joven, que no se reconoce la trayectoria personal a lo largo del tiempo sino un año espléndido, etc... Bueno, pues personalmente me parece tanto o más grave que a este señor (y a su señora) se le reconozca de esta manera.

Voy a dejar aparte el hecho que las actividades de la Fundación son totalmente loables, dignas de este premio y de cualquier otro. No lo quito. Cualquier actividad encaminada a hacer que este pedazo de hierro flotante en el espacio sea un poco mejor merece este y cualquier otro reconocimiento. Pero lo siento, en el fondo, el premio va dirigido a un señor (y a su señora) al que un día se cansó de contar su dinero y se dijo de hacer algo con lo que no podía gastar.

Por suerte, el padre (Bilipuertas II) le inculcó la idea de hacer algo por los demás a su vastago....y este lo ha puesto en práctica -desde mi punto de vista- bajo el prisma de filántropo que no sabe que hacer con su dinero. Y no me parece correcto. Que este señor (y su señora) den una pasta gansa para causas benéficas (que también podrían no darla, ojo) es lo que se decía en el proverbio chino: Dan el pescado, pero no enseñan a pescar.

Yo, desde la perspectiva de un currante de pico y pala en esto de las TICs, aplaudiría más una apertura de código de sus estándares y sistemas operativos, una colaboración más estrecha con gobiernos contra la lucha contra el monopolio o un reparto de beneficios dirigiendolos directamente a proyectos en países en desarrollo. ESO sí sería digno de un premio, porque supone un sacrificio: Pierdes dinero no sacando toda la rentabilidad de tu hegemónica posición en el mercado, pero realmente haces algo para/por el resto de naciones. Eso yo lo entendería como "cooperación internacional".

Por lo tanto, cualquier otra cosa, y considerando la -todo hay que decirlo- envidiable posición economica de este señor (y su señora), como hacer donaciones, son las migajas del pastel. Considero que las cooperativistas del Banco Mundial de la Mujer hubiesen sido mejores premiadas. Ellas no sacan sus beneficios desde posiciones de monopolio. Si yo fuese miembro del jurado, se me caería la cara de vergüenza.... pero ya se sabe que aquí, el deporte nacional es apostar a caballo ganador.

Y así nos va.