8 Take Me Down To The Paradise City Where The Grass Is Green And The Girls Are Pretty 8

miércoles, junio 14, 2006

Barbacoa (Tres/Cuatro Días Despues...)

<exabrupto> PUTO BLOGGER!!!! DOS (2, II, two, zwei) DÍAS (contados) SIN ACCESO. A tomar por el culo. No he podido escribir porque no he podido entrar. Si, todo muy bonito y muy perfecto teniendo en cuenta la relación calidad/precio, pero señoras, señores, lo hago oficial: Me estoy buscando un hosting LAMP decente para meter -entre otras cosas- un Wordpress (al estilo de LadyPain o Borja) y dejarme de gaitas. Vaticino próximo post contando cómo está el tema. Acepto sugerencias, experiencias y valoraciones.</exabrupto>

De lo que da el título al post quedarme con que ha sido un finde, como bien expresaron Josu y Jorge, de "comer y tocarse la minga". Pero no a ese nivel que puede parecer razonable. No. Como si fuesemos de Bilbao. Es decir, a lo bestia.

La cosa es que la gente de la uni quería conocer el pueblo donde Marcos, Juan y yo veraneamos. Cerquita de Villarcayo. Y ya de paso, pues aprovechar que hace buen tiempo y que todavía no han prohibido las barbacoas (como el año pasado por lo de los incendios) y comer, cenar y beber hasta caer redondos.

Pero el caso es que no todo sale como nos lo planteamos. Y sin que sirva de precedente, no fue por la ley de Murphy. Yo creo que incluso fue mejor. Comer en un jardín/huerta al aire libre toda la comida asada que puedas y más (pura gula, lo reconozco), bebiendo toda la cerveza que seas capaz con una temperatura envidiable es algo que no se hace muy a menudo. Todo ello junto a bromas, risas y una sobremesa extensísima.

Que acabó con una fugaz visitilla al rio, bajar un poco el papeo caminando, a refrescar los pies, despedir a Asier y volver a encender fuego para preparar la cena.... y volver a comer hasta reventar. Y lo mismo con la bebida.

Cosa extraña. Quizás de beber tanto durante tanto tiempo, o quizás por haber metido nuestro peso en comida en el estómago, nadie parecia excesivamente achispado. Misterios del cuerpo humano. La noche acabó con destornilladores para todos, a la cama, despertar, hemirecoger, ver carrera, comer pizza, recoger y pirarnos. Crónica de un finde. Chúpate esa.

(Addendum: Ni una fémina. O sea, barbacoa, cerveza y seis tios sin camiseta bailando alrededor del fuego. Se podía paladear la testosterona en el ambiente....)

P.D.: Suena I wanna be sedated de Los Ramones.