8 Take Me Down To The Paradise City Where The Grass Is Green And The Girls Are Pretty 8

viernes, julio 28, 2006

La Historia de Harold (II)



Harold sigue igual. Casi siempre me lo encuentro en esta época del año. No sé si es por casualidad. O causalidad. Ya se sabe. Causa-Efecto. Acción-Reacción. 3ª Ley de Newton aplicada a la vida.

El caso es que sigue ahí. Ha mejorado bastante desde la última vez que conté su historia. Es lo que tiene aquella frase de "camina o revienta". Lo que no ha podido hacer ha sido hundirse. O dejarlo todo de lado. Total, es solo trabajo. Y existen algunas cosas que merecen más la pena.

Pero el caso es que este último año ha supuesto una mejora de su humor. O empeoramiento. O lo que sea. ¿Causalidad? Probablemente:

Resulta que en este lapso de tiempo, la famosa empresa volvió a tener vacante el famoso puesto. Harold ni se enteró. Tampoco le importaba demasiado, visto el caso, la "alta" estima en la que se le tenía y el pequeño e ínfimo detalle de que, oh cielos, a la empresa se le pasó por alto llamar o preguntar por la vida de nuestro administrador de sistemas cómo prometió.

Pues Harold pasó. Él lo que no iba a hacer es más el gilimemo por ninguna empresa que no se preocupase de servicios prestados en el pasado. Pero hete aquí que una de esas maravillosas personas del departamento de "Usar y Tirar" (del que ya hablamos en su momento) le contó a Harold la vacante del puesto en cuestión.

¿Estupendo? No.

Bastante peor. Dicha persona seguía ligada a la empresa por un contrato de confidencialidad. Así que sólo pudo hablar cuando la empresa cubrió el puesto de trabajo. No se sabe de la (in)capacidad del nuevo empleado, así que por ese lado Harold no tiene ningún problema.

El problema en sí es que en una reunión interna, con la persona del departamento UyT presente, se barajó el nombre de Harold como candidato....

...y descarte. En menos de medio minuto. Como quien tira de la cadena del baño. ¿Razones? Pues no han llegado a salir a la luz. Pero lo que es seguro decir es que las palabras mágicas en dichos treinta segundos fueron "inexperto", "pesado" y "cargante".

Y Harold lo supo. Y lo sabe. Y no puede hacer nada. Lo que le pidió el cuerpo en su momento fue entrar en la empresa "a-lá-Matrix", con armas de fuego, gritando "Destrucción", cumpliendo y, una vez acabado, sembrar sal en los cimientos. Pero no pudo. Porque sabe que la primera víctima seria su contacto amigo del departamento de UyT y el no tiene la culpa de que el departamento de recursos humanos sea mononeuronal.

Y aquí sigue Harold. En busca de la empresa definitiva.

No puedo conseguir librarme de ti
No sé que hacer
Ni siquiera sé quien le está cogiendo cariño a quien
Porque a todas partes donde voy allí te presentas tú
No puedo sacarte de mi cabello
Y no puedo pretender que no me importe -no es justo-

Estoy siendo castigado por todas mis ofensas
Quiero tocarte pero temo las consecuencias
Deseo desterrarte de donde viniste
Pero ahora eres parte de mí
Y sólo he conseguido culparme

Realmente te estoy cogiendo cariño
(¿O tu me lo estás cogiendo a mí?)
Realmente te estoy cogiendo cariño
(¿O tu me lo estás cogiendo a mí?)
Como cualquier tonto puede ver

Durmiendo en una cama vacía
No puedo sacarte de mi cabeza
No tendré una vida hasta que estés muerta
Si, has oido lo que he dicho

Quiero sacarte de mi vida pero simplemente no te irás
Y estas por todas partes a mi alrededor pero no quiero que nadie lo sepa
Que estás unida a mi, así es como has crecido
No vas a dejarme, dejarme en paz

Realmente te estoy cogiendo cariño
(¿O tu me lo estás cogiendo a mí?)
Realmente te estoy cogiendo cariño
(¿O tu me lo estás cogiendo a mí?)
Como cualquier tonto puede ver

P.D.: Insisto. Como el año pasado. Esto NO ha sido una historia sobre la situación laboral de Harold, ni de NADIE. Así que por favor, que nadie me empieza a contar lo que le pasa a él(ella) con su trabajo. No tiene nada que ver con empleo. Ha sido un relato de hechos reales, pero de OTROS hechos reales. A quien le interese y/o afecte, ya sabe como contactar conmigo.